Sobrepeso y Obesidad: Qué son y cuáles son sus diferencias

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha declarado la obesidad y el sobrepeso con carácter de epidemia mundial. De acuerdo con la OMS, la obesidad es una enfermedad crónica, caracterizada por el aumento de grasa corporal, asociada a mayor riesgo para la salud.

Pocas enfermedades han avanzado de forma tan alarmante en la mayoría de los países durante las últimas décadas como ha ocurrido con la obesidad, motivo de preocupación para las autoridades de salud debido a las nefastas consecuencias físicas, psíquicas y sociales.
Así, sobrepeso y obesidad se definen, según la OMS, como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El Índice de Masa Corporal  (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (Kg/m2).

¿Qué es el sobrepeso?

Es la elevación del peso corporal del individuo por encima de su peso normal en un 10-20%. Respecto al IMC, que corresponde a la relación del peso expresado en kilos y el cuadrado de la altura expresada en metros, todas aquellas personas con un IMC entre 25 y 29,9 Kg/m2 tienen sobrepeso y están en riesgo de desarrollar obesidad. Y, entre ellas, se considera que están en fase estática aquellas que se mantienen en un peso estable con un balance energético neutro (que gastan las mismas kilocalorías que se consumen). Por el contrario, se considera que están en una fase dinámica de aumento de peso, cuando se está incrementando el peso corporal como resultado de un balance energético positivo, es decir, cuando la ingesta calórica es superior al gasto energético. En general, el sobrepeso no se asocia necesariamente a otras patologías en forma estricta, salvo que durante la fase dinámica el sobre peso aumente significativa y rápidamente a obesidad.

 

¿Qué es la obesidad?

Es una enfermedad crónica de alta prevalencia en la mayoría de los países del mundo. Se caracteriza por un mayor contenido de grasa corporal, lo cual, dependiendo de su magnitud, determina riesgos de salud que limitan las expectativas y calidad de vida. En adultos, la obesidad se clasifica de acuerdo con el Índice de Masa Corporal (IMC), por la buena correlación que presenta este indicador con la grasa corporal y riesgo para la salud a nivel poblacional. La fuerte asociación existente entre la obesidad abdominal y la enfermedad cardiovascular ha permitido la aceptación de indicadores indirectos de grasa abdominal como la medición de circunferencia de la cintura.
La clasificación actual de la obesidad propuesta por la OMS, basada en el IMC, considera que aquellas personas cuyo IMC sea igual o superior a 30 Kg/m2 padecen obesidaEsta etapa de la malnutrición por exceso, está asociada mucho más estrechamente asociada a enfermedad cardiovascular ateroesclerótica y algunos cánceres, así como a artrosis de extremidades inferiores y columna lumbar.

 

Cuál es la diferencia entre sobrepeso y obesidad

Según la OMS, para diferenciar entre ambos conceptos, el IMC proporciona la medida más útil del sobrepeso y la obesidad en la población, pues es la misma para ambos sexos y para los adultos de todas las edades. Sin embargo, hay que considerarla como un valor aproximado porque puede no corresponder con el mismo nivel de distribución de compartimentos corporales de masa grasa, masa muscular y ósea, en diferentes personas, por lo cual el IMC es un sistema de tamizaje básico, que un especialista evaluúa con mayor precisión a través de otros instrumentos o técnicas.

En el caso de los niños, es necesario tener en cuenta la edad al definir el sobrepeso y la obesidad.

Niños menores de 5 años:

Recogidas las medidas del paciente, es necesario contrastarlas con los patrones de referencia, lo que puede hacerse mediante percentiles o calculando las puntuaciones Z”. Estas puntuaciones se utilizan para poder expresar de manera idónea la medida del niño y poder compararla con las de otros niños de diferente edad y sexo. En este período de edad se utiliza una clasificación adecuada a estos valores.

Niños de 5 a 19 años:

Sobrepeso: es el IMC para la edad con 1 a 2 desviación estándard por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.
Obesidad: es mayor que 2 desviaciones estándard por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.

 

Consejos ante el sobrepeso y la obesidad

Para evitar incrementar el IMC y padecer sobrepeso u obesidad, la recomendación más efectiva es seguir una dieta variada, equilibrada y casera, baja en alimentos ultraprocesados (especialmente los muy recomendados por el Marketing de la industria alimentaria), acompañada de ejercicio físico regular. Siempre deben tomarse medidas y consultar con profesionales sanitarios para considerar la actuación más adecuada.

En algunos casos, se puede utilizar algún medicamento coadyuvante para perder peso en adultos mayores de 18 años con sobrepeso, con un IMC de 28 o superior, siempre en combinación con una dieta baja en calorías e hidratos de carbono refinados, especialmente en Chile. El uso de medicamentos requieren supervisión y prescripción médica, en especial en casos más avanzados con mala respuesta a cambios de hábito.

Un tipo de medicamento para la baja de peso, de baja presencia de efectos colaterales relevantes para la salud del paciente, están diseñados para dirigirse a la grasa en el aparato digestivo, evitando que alrededor de la cuarta parte de la grasa que se ingiere en las comidas se absorba, eliminándose del organismo a través de las heces. Estos productos siempre deben utilizarse con el consejo de uso adecuado y supervisión de un profesional sanitario como el farmacéutico o médico, quien podrá indicarnos la adecuación o no del medicamento, teniendo en cuenta si existen otros problemas de salud y el tiempo de uso óptimo para obtener los resultados esperados sin provocar efectos no deseados.

El manejo endoscópico de obesidad con balones intragastricos es una alternativa intermedia bastante efectiva, antes de la cirugía bariátrica con el beneficio de evitar cambios definitivos de funcionamiento del tubo digestivo con consecuencias sistémicas.

La cirugía bariatrica debe reservarse para aquellos casos en que hay una probada imposibilidad para lograr baja de peso con dieta, ejercicio y fármacos adecuadamente supervisados, en equipos multidisciplinarios y cuando hay asociación a patología crónica cuyo manejo es dificultado por la condición de obesidad severa, y se beneficia de este tipo de procedimientos.

Sin embargo, todas las metodologías enunciadas tienen algún porcentaje de fracaso a largo plazo, si no se logran cambios relevantes y definitivos de la conducta alimentaria y predisposición a la actividad física.

 

Reserva tu Hora

Reserva tu Hora

Para consultas y reservas de horas no dudes en ponerse en contacto con nuestro call center.

45-229 0400

45-264 2220

Envíanos un mensaje por WhatsApp y te devolveremos el llamado a la brevedad.