Educar a la comunidad para prevenir

En el mes de la prevención del Cáncer de Mama, como hospital nuestro compromiso es educar a la comunidad para prevenir, compartiendo con toda la comunidad algunas informaciones relevantes respecto de esta peligrosa enfermedad, que afecta a mujeres y hombres de todo el mundo, muy mayoritariamente en mujeres.

En Chile es más frecuente después de los 45 años pero también podría ocurrir en edades más tempranas, incluso sin tener asociado un factor de riesgo genético.

El carcinoma de mama, como es su nombre médico, tiene cada vez mayores índices de supervivencia, sin embargo sigue siendo alta la tasa de mortalidad, por lo tanto la detección temprana es crucial.

El Cancer de Mama ocurre cuando algunas células dentro comienzan a crecer de manera anormal, dividiéndose tan rápidamente que se acumulan formando tumores o bultos, hasta que las células hacen metástasis a través de la mama y el cáncer llega hasta los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo. Por lo general comienza en los conductos productores de leche pero también podría comenzar en el tejido glandular llamado lobulillos.

Entre otras causas se han estudiado factores hormonales, estilos de vida y factores ambientales, pero sigue siendo más frecuente entre personas que tienen factores de riesgo asociados a factores genéticos o hereditarios. Si existen antecedentes familiares de cáncer de mama o de otros tipos de cáncer el control periódico es vital para identificar mutaciones genéticas específicas, transmitidas a través de la familia y esta detección temprana también es muy importante.

El/la ginecólogo obstetra, puede detectar este cáncer y educar a la comunidad respecto a esta enfermedad, así como también puede enseñarte a realizar el autoexámen de mama. Pero cuando existe la sospecha de que algo no está normal o se es paciente de riesgo, se debe acudir al médico lo más pronto posible para analizar si es necesario una derivación al oncólogo.

Algunos factores que podrían eventualmente constituir un riesgo:

  1. Ser mujer y/o tener edad avanzada, ya que el riesgo aumenta con los años.
  2. La ingesta de alcohol.
  3. Tener antecedentes de otras enfermedades mamarias.
  4. Tener antecedentes familiares de enfermedades mamarias.
  5. Tener genes hereditarios cuya mutación aumenta el riesgo de cáncer de mama: esto se detecta con el análisis de una muestra de sangre, cuándo lo solicita el médico.
  6. Estar expuestos a la radiación o haber tenido tratamientos con radiación.
  7. Obesidad.
  8. Tener la menarquia (primera menstruación) a una edad temprana.
  9. Comenzar la menopausia a edad más avanzada.
  10. No haber estado nunca embarazada o también haber tenido el primer hijo pasado los 30 años.
  11. Realizar terapias con hormonas en la etapa de menopausia.

Alguno de los síntomas con los que se manifiesta son:

  • Cambios en la forma habitual del pezón como por ejemplo la inversión.
  • Cambios en la piel sobre las mamas, como por ejemplo la formación de hoyuelos o descamación desprendimiento de la piel e irritaciones, formación de orificios parecidos a la cáscara de una naranja.
  • Cambios en el tamaño, forma o aspecto de la mama.
  • Bultos o engrosamientos dentro de la mama, que se sienten diferentes al momento de palpar.

Para la detección médica de este tipo de cáncer, se realizan estudios tales como biopsias o resonancias por ultrasonido, sin embargo, el examen más común que permite detectarlo es la MAMOGRAFÍA. Es de vital importancia consultar con el médico y solicitar una orden para este examen si eres mujer y tienes más de 35 años, por control a pesar de no tener sospecha de esta enfermedad.

Finalmente, lo más importante es la prevención, se puede pedir a cualquier profesional de la salud que indique cómo se realiza correctamente el autoexamen y hacerlo constantemente de tal manera de estar familiarizados con la forma natural de los senos, lo que hace más efectiva la inspección. Tener conciencia de esto no puede prevenir el cáncer pero si permitirá consultar tempranamente y por lo tanto la enfermedad podría tener un mejor pronóstico. Es de vital importancia saber cuando consultar así como también prevenir haciendo ejercicio varias veces a la semana, limitando las terapias con hormonas al mínimo posible (menor dosis y por tiempos más cortos), mantener un peso saludable ya que la obesidad también es un importante factor de riesgo y finalmente optar por una dieta saludable (en este caso, mediterránea: que incluye el consumo de aceite de oliva extra virgen, alimentación basada en plantas como frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos; elección de aceite de oliva en lugar del uso de mantequilla y el consumo de pescado por sobre el consumo de carnes rojas).

 

Reserva tu Hora

Reserva tu Hora

Para consultas y reservas de horas no dudes en ponerse en contacto con nuestro call center.

45-229 0400

45-264 2220

Envíanos un mensaje por WhatsApp y te devolveremos el llamado a la brevedad.